El salario emocional cada vez se prioriza más.

¡Comparte!

Desde hace algunos años el término “salario emocional” está sobre la mesa, aunque muchos no sepamos del todo lo que engloba este concepto. Podemos empezar por decir que es todo aquello que recibimos de la empresa que no es económico. Actualmente es un concepto que está más presente a la hora de valorar nuestra opinión acerca de un puesto de trabajo.

Las dinámicas de las entrevistas han evolucionado.

El mercado cada vez es más dinámico y con contratos de todo tipo, las entrevistas no son unidireccionales sino bidireccionales y las empresas deben saber “venderse” y ofrecer a su futuro empleado algo más que una satisfacción económica, sino emocional.

Hay grandes empresas y paulatinamente medianas y pequeñas empresas que están implementando  acciones orientadas a mejorar el clima laboral de sus trabajadores . Desde pequeños ejemplos como los conocidos futbolines en las oficinas de Google, cafeterías y guarderías gratuitas para empleados, hasta otras diferenciales como cursos, viajes, convenios con otras empresas… Son parte de un salario emocional que tienen más en cuenta los empleados a la hora de elegir un nuevo empleo o más aún, a la hora de permanecer en el actual.

Otras acciones mucho más complejas y profundas tienen que ver con el desempeño y el desarrollo de talento en la empresa, e implican independencia para ejercer en el puesto, momentos de creatividad, disfrute en el puesto laboral…son conceptos mucho más difusos pero que pueden crear auténticos empleados embajadores de nuestra propia marca. 

A tener en cuenta.

La flexibilidad horaria, la conciliación, el sentimiento de saberte cuidado por la empresa, entre otras acciones, hace mucho más por la retención del talento que un aumento de sueldo.

Hay que tener en cuenta el viraje hacia la salud mental que en muchos casos se valora más que un gran salario, las personas quieren sentirse cómodas en un clima laboral donde se les valore y puedan ejercer sus obligaciones con libertad y responsabilidad.

Todos estos conceptos no tienen por qué tener un gran coste para la empresa, pero sí que requieren de una transformación de su cultura y de su manera de mejorar la experiencia de empleado.

A la conquista del talento.

En Quid Qualitas tenemos claro que trabajar en un ambiente agradable y en el que realmente se quiera estar sin duda es una apuesta clara y una victoria segura para conquistar talentos. Dentro de nuestros programas de experiencia del cliente realizamos talleres de liderazgo tan creativos como el que realizamos para Pipgen.

Si quieres estar al tanto de nuestras formaciones puedes seguirnos en quidqualitas.

El salario emocional como incentivo para retener talento.

Sobre Quid Qualitas

Solucionamos problemas a través de cambios de paradigma transversales en las personas mediante herramientas cualitativas y cuantitativas. 

Post recientes

¡Síguenos!